top of page

En caso de emergencia... siente, por Mónica López

Hace unos días escuchaba un webinar super interesante de Carolina Gallardo Barker y en la conversación surgió esto que les voy a contar.


Así como cuando uno compra en electrodoméstico; vamos a decir que una lavadora. Viene acompañada de una serie de información acerca de su uso, los detalles de cada una de las partes y hay una sección en la que te dice algo así como, si pasa esto haga tal y tal cosa. Que si tira agua revise esta pieza y así. Entonces en esos casos uno puede consultar la guía y darse una idea de una posible acción a tomar. Y ya en el último de los casos, si nada de eso funciona te dicen que te comuniques a tal teléfono o centro de servicio.


Bueno pues imagina que algo así sucede con nosotros, pero mucho más dinámico y certero. Vamos creciendo, viviendo diferentes situaciones y acumulando datos. De esta manera cuando algo ocurre podemos "ir al almacén de información" y buscar una respuesta. Por ejemplo: quiero hacer un pan de plátano para mis hijos

y recuerdo que vi una receta en Instagram, recuerdo donde la guardé y la hago. O de plano trato de recordar los ingredientes.


Pero ¿Qué pasa cuando nada de eso acumulado nos es útil en el momento? ¿Qué tal que esa situación es tan nueva que no hay datos almacenados al respecto o si esa respuesta simplemente no aplica? Cuando la situación no se parece a nada de lo que hemos vivido o sentimos no estar preparados para responder. En ese momento, así como ese electrodoméstico que te contaba tiene una línea para comunicarse, en nuestro caso viene el: "En caso de emergencia... siente".





¿Cómo es eso? Ni siquiera hace falta que te lo explique pues ya todos venimos con esa "función" integrada y ya está ocurriendo. En estos días he estado haciendo ese experimento para notarlo. Cuando siento esa urgencia de hacer algo, ese malestar, es a opresión en el pecho SIENTO. Es decir me enfoco únicamente en sentir esa emoción del momento. Y la verdad que han sido muy sorprendentes los resultados.


Ha habido muchas ocasiones en las que la mente va a toda velocidad, ofreciéndome todo tipo de escenarios catastróficos, entonces me voy al sentir y en el fondo hay calma, silencio y algo como fijo, que no se mueve.


En otros, como hoy, en el que tenía un montón de cosas por hacer, salí a pasear a nuestro perrito y empecé a sentir esa urgencia, me fui al sentir y la respuesta fue vámonos porque si no, no llegamos.


No hay una fórmula, ni algo que esperar, cada momento es único. Lo que veo es que tenemos esa maravillosa conexión que nos informa momento a momento, en tiempo real, de lo que el momento pide. En ocasiones será volver a la paz, en otras tal vez salir corriendo. Y la emoción de descubrir ese algo nuevo y fresco me emociona. ♥


Mónica López

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Youtube
  • alt.text.label.Facebook
bottom of page