top of page

Un experimento para este fin de año, por Azul Leguizamón




Este año de seguro te pasaron, o te están pasando, muchas cosas. Luz y oscuridad, momento a momento fuiste creando tu experiencia. A veces con consciencia, a veces sin darte cuenta.

Si estás leyendo esto, significa que estás aquí, en consciencia y con apertura a ver más. Significa que nada de lo inesperado o terrible te ha matado. Significa que tu corazón late y que la infinita inteligencia que sostiene la vida cree que tienes mucho más por descubrir, experimentar, aprender y gozar.

Para iniciar el año muchas veces ponemos sueños, deseos, objetivos para el siguiente año, pero olvidamos revisar la narrativa que construimos sobre el año pasado.

Si yo me cuento una historia que sólo pone luz en las dificultades y las pérdidas e ignora los regalos, los aprendizajes, la forma en la que la vida me ha cuidado (las veces que me permití soltar el control y quedar en sus manos) estaría contando una historia a medias, una historia mediocre y falta de verdad.

Detente un momento y revisa, ¿Qué historia te contaste sobre tu año?

De verdad, pausa la lectura y revisa…

¿Qué sucedería si sueltas ese relato en estos últimos días de Diciembre? O en los primeros días de Enero… O cuando sea que leas esto…

Nuestra narrativa interna se fue tejiendo mediante todos aquellos pensamientos que creímos, validamos y alimentamos. Tenemos el poder de elegir, porque cada pensamiento es impermanente. Llega, y si no me aferro a él, más tarde o más temprano, se va.

No necesito reemplazar a ese pensamiento por uno más lindo. Lo único que necesito es permitirle seguir de largo para quedar en el vacío, en la apertura, en ese maravilloso espacio donde soy capaz de ver aquello que siempre estuvo delante de mí: una revelación.

Entonces, ahora que revisaste qué historia te estabas contando sobre tu 2023, te invito a soltarla y permanecer en ese “no saber”, disfrutar de la liviandad del vacío y desde allí exclamar de todo corazón, como le escuché decir a una brillante amiga al despertarse:  “Vida: ¡sorpréndeme!” Y prepárate, porque si de verdad has soltado la historia te acabas de colocar en un espacio en el que las revelaciones son abundantes, profundas y transformadoras.

No me creas, ponlo a prueba y me cuentas que pasa.

Con todo mi amor,


Azul

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Youtube
  • alt.text.label.Facebook
bottom of page